Historia

Quebradillas

Historia

Varios factores provocaron que los pobladores de este territorio quisieran
independizarse de los pueblos que formaban el Hato de la Tuna y, por tanto, fundar un municipio: carecían de una ermita (capilla, iglesia), servicios religiosos y sacerdotes, de un lugar para sepultar a sus muertos, de un correo y de buenos caminos para transportar los productos agrícolas que producían en sus tierras. Dependían para muchas cosas de los municipios de Camuy, Hatillo e Isabela, lo que representaba un problema durante temporadas de lluvias copiosas, cuando el Río Camuy y el Río Guajataca se crecían e impedían el paso. Estos ríos tardaban, en ocasiones, hasta una semana en volver a sus causes naturales.
Esto llevó a los pobladores de la zona a organizar una corporación que habría de velar por los intereses políticos, económicos y administrativos de “Las Quebradillas” y su jurisdicción. De la siguiente manera quedó constituida:
Don Felipe Ruiz Begidones Alcalde
Don José Padín Regidor
Don Eusebio Jiménez Regidor
Don Pedro Lorenzo Regidor
Don Cristóbal González Regidor
Don Francisco Antonio Bravo Síndico Procurador
Don Tomás Villanueva de los Ríos Secretario de Cabildo
A Don Felipe Ruiz, quien era también el presidente de la Corporación, debemos rendirle crédito por la fundación de nuestro pueblo, ya que cedió nueve cuerdas de su propiedad para el establecimiento del mismo. Algunos dicen que fueron ocho cuerdas; otros que fueron siete. Otro donante de tierra lo fue Francisco Antonio Bravo, quien cedió cuerda y media a beneficio de la población. Luego, cuando fue necesario, el Ayuntamiento compró cuatro cuerdas a Don Antonio Comulada.
Don Tomás Villanueva de los Ríos fue nombrado por la Corporación como el primer Administrador de Correos.